Cómo realizar una auditoría de contenido y mejorar tu estrategia de marketing digital

Publicado el 5/11/2019 por Bruno Peláez y Samantha Bonanno

Auditoría de contenido para marketing digital

El marketing de contenidos es uno de los elementos fundamentales de la estrategia de marketing dinámico. Sin embargo, demasiado a menudo, los responsables de marketing no dedican el tiempo necesario a medir la eficacia y el buen funcionamiento de los productos que elabora su equipo, no realizan una auditoría de contenido.

Sin unos indicadores mínimos de rendimiento, los profesionales de marketing de contenidos encuentran grandes dificultades para establecer el retorno de la inversión (ROI por sus siglas en inglés) y el buen funcionamiento de su trabajo.

La auditoría de contenido es una forma eficaz de sacar el máximo partido al contenido que crea tu equipo. Las métricas clave del rendimiento fomentarán el contenido que mejor funcione y le facilitarán a tu equipo de marketing la tarea de crear publicaciones más atractivas.

No olvides que los criterios en los que se base tu auditoría no deberían contener únicamente métricas de rendimiento. Una auditoría de contenido también debería tener en cuenta el enfoque hacia el cliente y medir el contenido con respecto a las fases del viaje del cliente, al canal digital, a la medida en la que se ajusta a la imagen de la marca y a la llamada a la acción.

Cómo realizar auditoría de contenido en tres pasos

Ha llegado el momento de revisar el proceso de auditoría del marketing digital de contenido con unos cuantos consejos profesionales y resumirlo en una plantilla de auditoría de contenido web que podrás descargar.

1. Establece el alcance de la auditoría de contenido

Antes de decidir cómo debes cuantificar el ROI del contenido, es necesario establecer el alcance de la auditoría.

Es posible que puedas lograr un análisis completo de todo el contenido de tu equipo en función del tamaño y del volumen del marketing de contenidos. Si tu equipo crea mucho volumen, sería aconsejable centrarse en un tipo de auditoría segmentado.

Los tipos de auditoría de contenido más habituales son:

  • Calidad editorial y marca: un cálculo cualitativo de la calidad de las creatividades editoriales, así como una evaluación de la medida en la que el contenido de marketing es capaz de ajustarse a la imagen de marca de la empresa e impulsarla.
  • Optimización de buscadores o SEO (del ingles, Search engine optimization): un estudio integral del contenido de la página web de tu empresa en relación con su rendimiento en resultados de búsqueda.
  • Actualidad o temática: un estudio de los temas y de los asuntos de actualidad que aborda tu marketing digital de contenidos.
  • Híbrido: combina elementos de los tipos de auditoría anteriores creando uno compuesto (por ejemplo, una auditoría de contenido tanto para el rendimiento SEO como para la coherencia con la imagen de marca).

2. Elige los criterios

La forma de evaluar el contenido estará definida por el tipo de auditoría que se escoja. Estos criterios deberían ser específicos teniendo en cuenta el alcance de la auditoría que se haya planificado y es necesario que se puedan medir de forma clara.

Para poder crear una auditoría de contenido, los responsables del área de marketing deben elegir los criterios que van a servir de referencia a la hora de auditar.

Por ejemplo, en una auditoría para SEO se tienen en cuenta criterios como la legibilidad, las palabras clave, la relevancia, el contenido duplicado y los metadatos.

Es posible que desees perfilar de forma clara una lista de resultados. Además de la puntuación de cada contenido concreto de forma independiente, los resultados de la auditoría deberían incluir también otro tipo de ajustes y cálculos que puedan mejorar la calidad del contenido.

Siguiendo el ejemplo de la auditoría de contenido para SEO, en los resultados deberían figurar:

  • Una lista de todos los enlaces de tu(s) página(s) web que funcionan y aquellos que no lo hacen.
  • Una clasificación del posicionamiento en búsqueda de todas tus páginas web clasificadas de mejor a peor.
  • Una lista de las palabras clave objetivo.
  • Recomendaciones sobre la conservación, el perfeccionamiento y la eliminación de contenido o de páginas web.
  • Una plantilla para crear contenido optimizado para SEO.

3. Puntúa el contenido

Una vez que todo tu contenido lo hayas asociado con los criterios correspondientes, podrás empezar a asignar las puntuaciones.

Algunos elementos de la auditoría pueden parecer subjetivos, como la calidad editorial de una publicación, pero otras métricas, como los datos de rendimiento digital o los análisis de deficiencias, aportan a la auditoría una precisión mayor basada en datos más concretos.

Es el momento de diseñar una tarjeta de puntuación que garantice que las métricas y los criterios se aplican correctamente y de forma homogénea en todo tu marketing de contenidos.

Si necesitas inspirarte para poder elaborar una metodología de puntuación, hemos creado esta tarjeta de puntuación que puedes descargar que te permitirá comenzar a trabajar:

Scorecard para auditar marketing de contenidos

Elabora recomendaciones que respalden los datos

Todos los datos que se recogen durante la auditoría de contenido brindan un tesoro escondido lleno de información sobre qué funciona bien y qué hay que mejorar.

Analiza si los datos de mayor rendimiento corresponden a un momento clave del viaje del cliente. ¿Hay una llamada a la acción concreta que esté presente en todos los contenidos que más se comparten?

Una vez que sepas todo esto, puedes crear una estrategia de contenido determinante que garantice que la cartera de clientes reciba un mensaje eficaz y que proporcione un alto ROI.

¿Buscas un software de gestión de contenidos? Consulta la lista con las mejores soluciones de software de gestión de contenidos CMS de Capterra.